domingo, 21 de noviembre de 2010

21

Cojió sus cosas y se fue con un fuerte portazo de ese lugar que acabo aterrandola. Era un día lluvioso con tormenta y la noche ya había caido sobre esas calles totalmente caladas por la lluvia. Ella echo a correr y comenzó a llorar, no sabía hacia donde tirar, andaba perdida, se sentía utilizada. Solo era consciente de que le queria pero de que esto era para siempre el FINAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario